El mito de Pangu

Qué es el idioma sino la expresión del pensar, sentir y actuar de un pueblo?

Creo que para entender al idioma chino, es necesario entender su cultura, es por esto que en esta ocasión comparto el Mito de Pangu, que habla de la creación del mundo .

Cuentan que en el principio todo era un caos oscuro en forma de huevo y en él estaba dormido Pangu. No había nada en el caos, ni la tierra, ni los astros.

Después de mucho tiempo, Pangu se despertó y se dio cuenta de la oscuridad absoluta en que se encontraba sin poder moverse, lo que no podía soportar. Entonces decidió  liberarse, así que estiró sus miembros con fuerza y con un ruido fabuloso logró quebrar ese caos oscuro. Pero, aunque rota, la oscuridad seguía envolviéndolo. Se impacientó y se puso a golpear y patear impetuosamente a su alrededor; luego de sacudir una y otra vez el lugar donde estaba, de repente, empezaron a dividirse las cosas.

Lo ligero subió hasta lo más alto convirtiéndose en el cielo, lo pesado cayó convirtiéndose en la tierra, y entre los dos se formó  el espacio. Pangu, contemplando todo lo sucedido con alivio, quiso levantarse pero sintió que su cabeza se topó con el cielo que ahora estaba cayendo. Entonces levantó el cielo con sus manos parar estar de pie. De esta forma, para que no caiga el cielo, lo sostenía, por innumerable cantidad de tiempo, en el cual cada día crecía él en 3 y un tercio de metros, para alzar el cielo más alto.

Así permaneció para mantenerlos separados por incontable tiempo, hasta que el cielo ya estaba muy alto, la tierra ya muy alejada, él, Pangu, con tanto crecer, muy gigantesco. La labor le había dejado tan cansado, que al ver que el cielo ya estaba muy elevado e imposible de caerse para que el mundo siguiera, se puso contento y su cuerpo se derrumbó, muriendo de cansancio.

Entonces increíbles cosas sucedieron: el aire que respiraba se convirtió en vientos y nubes, sus sonidos en truenos, el brillo de sus ojos en relámpagos, su ojo izquierdo en el incandescente sol, su ojo derecho en la clara luna, sus brazos y piernas en montañas, sus músculos en tierra fértil, sus dientes y huesos en minerales debajo de la tierra, su médula en piedras preciosas, su sangre en los ríos y océanos, su sudor en lluvias y rocío, sus cabellos en plantas y árboles, y los pequeños animales que habitaban su cuerpo, al ser llevado por el viento, se transformaron en los seres humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s