Filosofía China: Zhuangzi

Zhuangzi y Huizi se recreaban en el puente sobre el río Hao, cuando Zhuangzi dijo a su compañero: “¡Qué tranquilos y relajados saltan y nadan los peces! ¡Esa es su alegría!”

Le preguntó Huizi: “No eres un pez, ¿cómo sabes que están alegres?” A lo que Zhuangzi contestó:” Tú no eres yo, ¿cómo puedes saber que no conozco la alegría de los peces?”

Huizi argumentó: “No soy tú, entonces no sé lo que sientes, por la misma razón, no siendo tú un pez, no sabes lo que sienten los peces, ¡así de lógico!”

Finalmente Zhuangzi respondió: “Vamos a ver desde el principio donde me propusiste “¿cómo sabes que están alegres?”, con eso quisiste saber cómo lo supe y admitiste que yo lo sabía. Pues lo supe estando en el puente sobre el río de Hao.

El Primer Emperador y sus Guerreros de terracota

guerreros de terracota

Qin Shi Huang buscaba ser inmortal y en cierta manera lo consiguió. Cuentan que en el año 219 a. C. ordenaría una expedición a la isla Zhifu buscando el elixir de la vida. Un isleño, Xu Fu, lideraría a cientos de hombres y jóvenes mujeres en busca de la píldora de la inmortalidad. Nunca regresaría ninguno de ellos, asegurando el mito que se asentaron en una de las islas japonesas. Buscando esa legendaria isla de los inmortales encontró el emperador la muerte. Le acompañaba su primer ministro, Li Si, preocupado por el más que probable alzamiento general que esto ocasionaría en todo el imperio al saberse la noticia. Necesitaba dos meses para regresar a la capital y así detener el levantamiento, por lo que mantuvo en secreto el cuerpo del emperador en su diligencia, hecho que no extrañaría a nadie por su secretista naturaleza, haciendo acompañar su carromato por dos…

Ver la entrada original 737 palabras más